Ana y Juan decidieron casarse en el Parador de Jávea rodeados de su gente y con el mar de testigo. Una boda muy divertida en un lugar único.